Las nuevas caras del miedo y los riesgos

¿Qué debemos hacer?

Mientras nos preparábamos para un futuro sin pandemia, o por lo menos una amenaza ahora bajo control, la del virus, y estábamos a punto de resignarnos al control digital, a la cyber war, renunciando a la libertad de nuestros hábitos, de nuestros modelos, a nuestra privacidad; el miedo volvió a la escena. Un miedo tradicional es el de la guerra, del conflicto, de las dificultades alimentarias, de las carencias energéticas, del dolor físico. Y todos preguntándonos qué será la guerra con los tanques, las armas, las bombas.

De repente nos damos cuenta de que todas nuestras dependencias, impulsadas por una revolución digital imparable, sin control y sin frenos, y percibidas como necesidades esenciales, vuelven a ser secundarias, superfluas, pero, al mismo tiempo, las herramientas digitales y la interconexión global, en las que hemos basado nuestra sensación de bienestar, se convierten en herramientas útiles también para la guerra, para la libertad, para comunicar, para conocer.

Incrédulos asistimos, impotentes reflexionamos, y escuchamos una y otra vez a observadores, expertos en geopolítica, enviados de guerra - pensábamos en esta última como una figura profesional ya obsoleta - para buscar un hilo lógico coherente y completo que pueda ayudarnos a interpretar los acontecimientos y delinear lo que pueda suceder después, pero si por un lado todo nos parece difícil de entender; por otra parte, todo se ve y se comprende muy bien.

¿Qué hacer?

Mantener el equilibrio, en el desequilibrio, seguir siendo positivos, a pesar de las dificultades, resistir a los cambios de escenarios que también pueden afectar a nuestras vidas, porque no podemos condicionar lo que sucede en los equilibrios geopolíticos; esto no depende de nosotros.

Pero de nosotros dependen nuestras vidas, las de nuestros hijos, las de nuestras empresas. Y de cada uno de nosotros depende un pequeño impacto en las comunidades en las que vivimos.

Si construimos con miedo, sobre el miedo, todo será lábil, condicionado, y los objetivos que nos hemos dado parecerán inalcanzables y al despertar podríamos tener el gran pesar de no haber hecho nuestra pequeña parte, para Occidente, para Europa, para nosotros, para nuestras empresas y este riesgo no podemos asumirlo hoy.

"Nuestra fuerza es la verdad: por eso venceremos"

 

Así que Zelenski, en algún lugar de Kiev, Europa, para animar a su gente a luchar por su libertad y por su futuro.

¡Y así, con esta breve reflexión, también nosotros no podemos sino pensar nervios firmes, mentes lúcidas, y adelante!

Leggi altre News

Secursat e Il Privacy Officer

Consulting
Gdpr 25 maggio 2018 - uno scenario in continuo cambiamentoCome è noto, il 25 maggio 2018 entrerà ufficialmente in vigore il GDPR (General Data Protection Regulation), il nuovo Regolamento Europeo 2016/679 in merito alla ...

Salone del Mobile 2023

Events
Milano Design Week 2023In occasione della settimana del Salone del Mobile che si svolgerà a Milano dal 18 al 23 Aprile, Secursat anche quest'anno, in continuità con l'evento organizzato durante la scorsa edizione del Salone ...